Enamórate de los Love Seats.

Una tormenta anti romanticismo ha atacado últimamente a nuestro planeta, pero no vamos a dejar que eso nos afecte, así que en este post te vamos a hablar de cómo mantener el estilo de forma romántica al colocar un love seat en tu casa.

Para empezar, no vamos a hablar de corazones, de canciones cursis ni nada por el estilo, simplemente de este sillón con nombre romántico que muchos creen que ha pasado de moda, pero puede ser la nueva pieza básica de tus habitaciones.

Victoria Gris 1.4 Montreal 1.6 Espoo Blanco 1.0

Un love seat es un sillón específicamente diseñado para que dos personas se sienten en él; típicamente tiene dos cojines y la pareja se sienta una a lado de la otra.

El love seat no fue diseñado precisamente para “ligar”; a finales de los años 60’s se diseñaron para que las mujeres pudieran sentarse cómodamente con los amplios vestidos que utilizaban.

Fue durante el principio de los años 80’s que estos sillones se convirtieron en un lugar para dos personas, así comenzó a llamárseles “love seats” o “sillas de cortejo.” Ya que en esa época había reglas muy estrictas con las parejas, a veces se les incluían divisiones para asegurar la modestia.

Hoy, los love seats están hechos para pasar un momento cómodo y relajante en la sala; que se ve increíble bajo ventanas con vista o junto a alguna chimenea. Un love seat te da una opción perfecta para sentarte abrazando a tu pareja y para tener espacio de hacer alguna otra actividad como leer o ver T.V.

Lo uses para lo que lo uses, un love seat es un elemento perfecto para cualquier espacio y en SofaMatch.com tenemos una variedad de diseños que seguro te encantarán. Ahora puedes presumir que sabes un poco de historia sobre estos muebles y tener uno luciendo en tu casa.

Book an appointment with sofamatch.com using SetMore

The Smart Way to Buy a Sofa.

Author
Escribir comenzó como un gusto y se transformó en mi trabajo. Actualmente lo hago en una agencia de publicidad, pero no importa dónde esté, basta con encontrar un material en el que pinte mi pluma para hacer lo que me gusta.