¿Cómo colocar los cojines en el sofá?

Con los cambios de estación, sobre todo en estos meses que aprieta el frío y nos gusta quedarnos en casa al abrigo del sofá, solemos “inundar” esta pieza con cojines de distintos colores, formas, texturas… para sentir su calidez. En el post de este mes en SofaMatch te queremos dar algunas ideas sobre la elección y cómo colocar los cojines en el sofá.

Buscamos la calidez, el sentirnos arropados, el estar cómodos, ya sea tumbados o sentados en el sofá. Para que logremos esas sensaciones es necesario elegir cojines y fundas de sofá de telas suaves, cálidas… Una buena opción para estos meses de frío puede ser la lana o el terciopelo, para los más friolentos, y el algodón o el lino para los que tengan una buena calefacción. Tampoco queremos estar asfixiados.

El sofá es el Rey de la casa, y hay que consentirlo con los mejores cojines. (1)

Si somos muchos en casa, sobre todo en hogares con niños, mascotas o nos gusta tumbarnos en el sofá, poner los pies encima del cojín. Lo mejor además de ser suaves al tacto es que sean cojines con fundas fáciles de lavar, a poder ser en lavadora. Los cojines con colores más oscuros disimulan más las manchas que los de colores claros o pastel y no se verán tan sucios con el uso diario. Además los colores oscuros suelen ser los más acordes con las tendencias y decoraciones otoñales e invernales.

Elige el número de cojines que más te guste, tampoco es cuestión de agobiarnos a la hora de sentarnos en el sofá. Todo en su justa medida y adaptado a tus gustos. Si te gusta sentarte y poner un cojín en tu espalda para que los riñones estén a cobijo, también te gusta tener otro abrazado porque te ayuda a entrar en calor más pronto, necesitarás más. La elección como decimos es tuya.

El sofá es el Rey de la casa, y hay que consentirlo con los mejores cojines. (2)

Una vez que has elegido las telas, el número, los colores, estampados de tus cojines y has disfrutado de tu estancia en el sofá. Llega la hora de recogerlos del suelo, ahí acaban algunos tras varias horas de sofá, pasa en todas las casa. Entonces con todos los cojines en la mano, nos preguntamos cómo colocar los cojines en el sofá. Te respondemos.

Cojines superpuestos del mismo tamaño.

Esta composición da al hogar una sensación de gran confort. Nos permite destacar los distintos colores que existen en el salón o en la decoración, resaltar elementos decorativos de la habitación. Un consejo: forma colecciones en los motivos de los cojines (flores, animales, mariposas…), para que exista así alguna homogeneidad.

Cojines en distintos planos y distintos tamaños.

Esta agrupación es muy cómoda a la hora de usar el sofá. Son fáciles de acoplar al cuerpo, ofreciéndonos un confort anatómico. Conviene que todos sean en la misma gama de color. Esta es una opción para la personas a las que les gusta la decoración recargada. Muchos elementos.

Cojines en los extremos.

Es la colocación más habitual y la más minimalista de todas. De esta forma se consigue acortar el tamaño del sofá visualmente. Deben ir a juego con el tono del sofá o con el color de otros elementos (cortinas, alfombras, plantas…).

Cojines en paralelo.

Es una colocación adecuada si el sofá es muy profundo, de este modo acortamos visualmente el asiento. También si el respaldo no es muy alto, pues con el cojín alargado conseguimos engañar a la vista dando al respaldo más altura. Convendrá también elegir el color a juego con la tonalidad de la tapicería principal del sofá, o en algún color predominante en la decoración de la habitación.

El sofá es el Rey de la casa, y hay que consentirlo con los mejores cojines.

Estas son sólo algunas ideas. Recuerda que sobre gustos no hay nada escrito y anímate a probar éstas u otras combinaciones. Haz tu propia composición. Nos encantaría verla. 

SofaMatch. The Smart Way to Buy a Sofa.


Book an appointment with sofamatch.com using SetMore
Author
Escribir comenzó como un gusto y se transformó en mi trabajo. Actualmente lo hago en una agencia de publicidad, pero no importa dónde esté, basta con encontrar un material en el que pinte mi pluma para hacer lo que me gusta.